El 8 de marzo también tiene acento andaluz

Cuando Juani, representada por Luisa Martín (Madrid,1960) y referida en este capítulo de Médico de Familia como ‘’la chacha que surgió del frío’’, se queja de que tiene un catarro monumental que cuando ‘’se suena se le taponan los oídos’’, el médico de familia representado por el famosísimo Emilio Aragón contesta ‘’qué burra eres, a ver si te vas a hacer daño’’. Quizás fue su acento lo que la hizo burra teniendo un síntoma bastante común de resfriado aún siendo un comentario muy estandarizado para quien sufre estos síntomas, parece que sólo es bruto o exagerado si viene con acento andaluz. Más adelante, Juani se monta una película ella sola acerca de que la van a echar y sustituir por una mujer rusa que cobra menos, dando pie a un drama generado por sus exageraciones y pasiones irracionales descubriendo al final -tonta de ella- que se había hecho una idea errónea de su posición en esa familia madrileña de clase media que tanto la aprecia, con todo ese salero y alegría que trae ella a la casa.

Este capítulo es una caricatura más de cómo se comprende a la mujer andaluza fuera de nuestra tierra: exagerada, irracional, manejada por sus pasiones, inculta, precaria, pero graciosa y con mucho arte, eso siempre. Las mujeres andaluzas estamos acostumbradas a vernos representadas en los medios del estado español bajo estos estereotipos a los que se le suman el de ‘’nuestra sangre caliente’’, cuando esa pasión desbordante se exotiza y sexualiza convirtiéndonos en objeto de deseo para el hombre.

La causa de estos estereotipos tienen su orígen en nuestra historia específica, de colonialidad interna donde el expolio, la concentración de tierras para la constitución de latifundios para agricultura intensiva, la apropiación y ridiculización de nuestra cultura y nuestros cuerpos ha sido la norma. Mientras estos estereotipos no afectan de la misma manera a mujeres de otras comunidades, nosotras seguimos luchando para tener más voz y que se oigan nuestras demandas, para que se entienda que la forma de mirar hacia Andalucía es opresora y exotizante. Un buen ejemplo sería como este estereotipo afecta incluso al feminismo, ya que tras el traumático ascenso de VOX en Andalucía, en los medios del estado español sólo han aparecido feministas de la meseta hablando de los problemas que directamente afectarán a las mujeres andaluzas. ¿Puede que las mujeres andaluzas no estemos lo suficientemente preparadas para explicar la complejidad del giro político que está sufriendo nuestra tierra? ¿Por qué se entiende desde fuera que el feminismo en Andalucía no puede existir? ¿Por qué se da a entender de una manera u otra que en Andalucía somos más machistas?

Siguiendo la estela de Mar Gallego, reclamamos un feminismo propio, desde nuestras subjetividades y nuestros sentires. Tanto las mujeres que estamos dentro de Jartura como muchas otras andaluzas que han contestado a nuestra encuesta por Instagram -desde aquí darles las gracias a todas y desearles lo mejor, nos veremos en la lucha- se repiten las mismas estrategias de opresión llevadas a cabo sobre nuestros cuerpos.

En primer lugar el acento sobre el que pesan risas y burlas, hasta el punto de tener que ocultarlo:

  • ”Sí, con 10 años me tuve que mudar a las islas baleares y al llegar al instituto recibí numerosos comentarios respecto a mi acento, hasta que lo cambié y ya me dejaron tranquila (en casa siempre se ha hablado y se hablará andaluz)”
  • “Sí, nos ven desde fuera con una imagen de que tenemos que ser graciosas de una manera innata. Por no decir que al ser del sur nuestra opinión cuenta menos porque somos unas ‘’catetas’’, se nos toma menos en serio porque nuestro acento les hace gracias”
  • “Por hablar andaluz me han encasillado en la caricatura de Antonia la de los Morancos”
  • ‘’Me pasé 6 años en Inglaterra y a día de hoy me preguntan si cuando hablo inglés también tengo acento andaluz, así entre risas, porque no cabe en la cabeza que una andaluza ‘’hable bien’’ en cualquier idioma.’’

En segundo lugar, este acento conlleva una exotización y sexualización:

  • “Viviendo en el Londres me dijeron que somos calientes y tenemos que bailar bien”
  • “El típico comentario de que las andaluzas sois muy calientes”
  • “¿Andaluza?, tienes que tener mucho arte en la cama…”
  • “A mi exnovio Danés le parecía exótica, sin embargo me animó a que me pusiera más morena en verano. Él, que se mareaba con el calor de Graná…”
  • “Qué guapas son las mujeres cordobesas o qué bordes son (las cordosiesas) cuando no les haces caso y les hiere el ego de macho. Fuera de Andalucía igual, las mujeres andaluzas somos sexualizadas y consideradas ‘’algo exótico’’, atractivo en ocasiones por nuestro acento o ‘’desparpajo’’, cuando es motivo de discriminación en muchas otras ocasiones (o nos sexualizan o nos discriminan)”
  • “Me he sentido especialmente infravalorada, como si nuestros conocimientos o logros fuesen inferiores pero también sexualizada fuera de Andalucía o aquí cuando nos oyen el acento”
  • ‘’Una vez en Madrid unas chicas decidieron por mí que me metían en su intro de rap porque mi acento sonaba muy sexy, muy chunga como la Mala, recuerdo que estaba teniendo una conversación con unas amigas tan normal, y las escuchaba cuchichear a mi lado comentarios muy absurdos sobre mi acento, hasta que se me acercaron para decirme que habían decidido que ‘’mi voz’’ era perfecta para su canción, les dije que yo no sabía ponerme delante de un micro y que si se referían a mi voz se habían equivocado’’

Esta opresión que recibimos las andaluzas se extiende a las condiciones materiales, sobre todo a la hora de encontrar trabajo fuera de nuestra comunidad, cosa que no es infrecuente debido a la gran cantidad de migrantes que tienen que buscar mejores condiciones de vida fuera:

  • “En las empresas donde he currado, si tenía jefes de Despeñaperros parriba yo no era más que una máquina de vender porque “soy mu salá”, pero si requiriesen ciertas tareas más técnicas y menos comerciales, siempre han preferido al del norte.
  • “Hace tres años y medio que llegué a Madrid. Me costó encontrar trabajo y cuando lo encontré fue dando clases extraescolares en un instituto. Por aquel entonces, mi casero de aquella época me preguntó a qué me dedicaba y cuando se lo dije, me preguntó que si también lo hacía con acento andaluz. Durante mucho tiempo estuve ocultando mi acento, hasta que me di cuenta de que era mucho esfuerzo y que negaba mi identidad. Que quien me entendiera bien y quien no, también.  Si alguien me rechazaba en un trabajo por mi acento serían unos miserables por fijarse más en el acento que en lo bien que puedo hacer un trabajo”
  • “Hace unos meses estuve dando clases particulares con una familia, de abogados, muy educados todos. Nada más el primer día, una de las niñas también le estuve dando clases particulares a dos niñas de una familia en la que la pequeña (que estaba en 4º, 8-9 años), me trataba como al servicio. Y me insultaba imitando mi acento. Llegué a contar las veces que se reía de mí imitándome y en menos de una hora conté como 40 veces. Lo mejor es que yo soy de un pueblo de Cádiz, pero su abuelo es de Algeciras. Que sí, que están bien posicionados, pero es que supone que lo mismo que hizo su abuelo fue lo mismo que hice yo, salir del pueblo buscando trabajo y mejorar”
  • “Todas las veces en que me preguntaron de dónde era, y lo típico de que qué bonito acento, que qué hacía en Madrid, con lo bonito que es Cádiz. Que qué rico el pescaito frito, y los carnavales, que siempre estamos de fiesta, que ole ole, arsa, arsa, tomaquetoma. Que qué poco trabajamos, que qué casualidad que la única andaluza que trabajaba en el instituto era yo y era quien salía a su hora y no un rato antes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s