La exotización de Andalucía en beneficio de la turistificación/gentrificación

La concepción del Estado español como una realidad monolítica crea dificultades a la hora de entender la diversidad de realidades que este conforma. Andalucía se constituye como parte del sur global y, como tal, es un territorio física y simbólicamente colonizado y exotizado. La estrategia colonial se basa en construir a los sujetos y territorios colonizados como atrasados e incivilizados. Se nos pretende vender una idea de modernidad unívoca, a la que todes debemos llegar, esto hace que la llegada de multinacionales, de turismo masivo, de producción y agricultura intensiva se nos plantee como la única opción para llegar a ese supuesto estado de región moderna, rica o industrializada. En el caso de la turistificación y gentrificación de Sevilla nos llega un mensaje claro: la pérdida de nuestros barrios, de los locales de siempre, de las redes vecinales es asumible e incluso deseable porque así podremos tener trabajo (es decir, trabajos precarios en la hostelería con sueldos ínfimos) y locales calcados a otras grandes ciudades (cuya calidad es cuestionable y precios más que inflados). De esta manera, comiéndote un tataki de atún podrás sentirte por fin europeo.
Ramón Grosfoguel plantea que el primer genocidio/epistemicidio fue la conquista de Al-Andalus contra los árabes y los judíos. Este supuso su expulsión y consecuente repoblación con población cristiana, la conversión forzada, y la utilización del discurso de la pureza de sangre, como discurso protoracista, para controlar a la población que había sobrevivido a la masacre. Aquí comienza el proyecto de de nación española, en el cual se crea el vínculo artificial entre la identidad del Estado y la de la población bajo el paraguas de la monarquía católica castellana. Para ello fue necesario el exterminio, no únicamente de la población sino del conocimiento y saberes de otros pueblos que convivían en Al-Andalus. Es importante reconocer estos saberes no sólo como esa convivencia entre “las tres culturas” (cristiana, musulmana y judía) sino visibilizar la importancia del pueblo gitano y la población afro.


La exotización del sur democratizada por parte de los escritores románticos a Andalucía también llegó. Esta exotización de oriente, sobre todo del mundo árabe, donde se busca unas nuevas satisfacciones que ya un mundo occidental e industrializado, donde el hastío es infinito, no puede ofrecerte. A la vez que se valora una idealización y una fantasía acerca del ambiente, del humor de sus habitantes o del color de sus atardeceres se denigra su economía, política o cultura, ya que no son suficientemente serias, estables, o directamente, democráticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s